Algodón

Parece que el primer cultivo del algodón se habría hecho en México hace unos 8000 años, la especie cultivada habría sido Gossypium hirsutum, que hoy en día todavía es la variedad más plantada en todo el mundo, alrededor del 89,9 % del total de la producción mundial.1​ La mayor diversidad de especies silvestres de algodón se encuentra en México, seguido por Australia y África.

Las fibras de algodón se originan alrededor de las semillas del algodón, sus cápsulas tienen de 3 a 4 lóbulos que se abren en la madurez, cada uno de estos lóbulos contiene de 5 a 10 semillas y cada semilla está recubierta por un gran número de fibras, de 10.000 a 20.000 por semilla.

El éxito de cultivo del algodón requiere un largo periodo sin heladas, mucho sol, y una precipitación atmosférica moderada, en general del orden de 600 a 1200 mm. Los suelos tiene que ser, en general, bastante pesados, aunque el nivel de nutrientes no es necesario que sea excepcional. En general, estas condiciones se cumplen en los periodos secos de los trópicos y de las zonas subtropicales de los hemisferios norte y sur, pero hoy en día una gran parte del algodón se cultiva en zonas con menos lluvias gracias a la utilización del riego.

Una solución para cada etapa fenológica del cultivo de Algodón